División Briophytas

Estas clasificación se dividen en tres clases:


Anthocerotae
Hepáticas
Musgos

Hepáticas
Son las Briophytas más primitivas. Están formadas por un talo plano, verde y parecido a una cinta que produce gametos y un Esporangio o cápsula productora de meioesporas insertado en el talo gametofita. El nombre de hepáticas es muy antiguo y se usaba en el siglo IX. Se aplicó probablemente debido a su supuesto parecido con el hígado y la creencia parecida a órganos humanos, curaban enfermedades de los órganos a lo que se asemejaban. Así en el siglo XVI, una receta para un mal del hígado recomendaba “hepática en vino”, las hepáticas menos primitivas tienen “tallos y hojas”simples, con esporofitos sobre gametófitos verdes.
Musgos
Son probablemente la clase más conocida de las Briophytas. Tiene un gametofito erecto o postrado, con hojas y pueden formar alfombras extensas en los suelos húmedos o sombreados. El esporofito se eleva sobre el gametofito folioso.
Anthoceros

Tiene el gametofito más simple del grupo pero su esporofito tiene una sola meristemática, que es un tipo de tejido más característico de las formas superiores que de las Briofitas.

Cabe señalar que las Briophytas constituyen el primer eslabón de la cadena evolutiva que ha llevado a la implantación estable sobre la tierra firme de todas las plantas y se cree que a partir de ellas se han desarrollado las plantas con verdaderos tejidos (pteridofitas) ( Lindorf et al 1991).

Esta división de los briophytas se caracterizan por la carencia de tejidos de sostén bien desarrollados, la ausencia o el desarrollo incipiente de vías de conducción y la falta de mecanismos morfológicos y fisiológicos eficientes para regular la pérdida de agua, hacen de ellas plantas de escasas dimensiones (normalmente menos de 15 cm . de altura). Además, la dominancia del gametofito y su dependencia de una capa líquida para llevar a cabo la fertilización las confinan a ambientes predominantemente húmedos y sombreados, o por lo menos, con períodos de alta humedad, la cual absorben a través de sus filidios “hojas”, así como también del suelo. Son fotosintetizadoras y, por tanto autótrofas (Los gametos de briofitas están encerrados en una estructura protectora multicelular, un antheridium mantiene el esperma y un archegonium mantiene el óvulo) (Cronquist, 1971; Lindorf et al 1991).

Algunas briofitas son acuáticas, de agua dulce, no conociéndose ningún caso de Briophytas que vivan en el mar. Algunas pueden encontrarse en lugares muy secos pero, en ese caso, efectúan poca actividad metabólica ( Lindorf et al 1991). Frecuentemente se desarrollan en lugares de escasa iluminación, que a veces logran concentrarse sobre el plastidio asumiendo formas particulares que recuerdan. Esta limitada necesidad de luz explica la gran difusión en el bosque, en la entrada de las cavernas y hasta las profundidades de las grutas (Cronquist, 1971).